Crisis bloguera

31 ago. 2016



Empezar un blog es sencillo. A pesar de que yo le di bastantes vueltas, cualquier día te abres una cuenta, escoges un nombre, escribes tu primera entrada y voilà, ya está. Pero cuando empiezas en una época en la que los blogs, sobre todo en España, son una cosa rara todavía en España nadie te explica que empezar un blog es sencillo, pero mantener un blog es complicado. Mucho. Necesitas tiempo, necesitas muchas ideas, necesitas manejar herramientas y necesitas más tiempo. Yo lo empecé como algo muy pequeño sin ninguna pretensión, apenas unos pocos amigos sabían de él, y lo mantuve así durante varios años. Hace un año y medio me empezó a picar el gusanillo de hacerlo crecer un poco. Hice algún curso y lo intenté sin demasiado empeño, la verdad. Y es que cuando sientes que poca gente te lee y tus comentarios por entrada son pocos o ninguno, te preguntas muchas veces qué narices estás haciendo aquí.

Y entonces las crisis llegan: la crisis de identidad, la crisis de los 5 años, la crisis de "qué carajo puedo escribir y que pueda aportar algo"... Todo son crisis y todo a tu alrededor son blogs que suben como la espuma y triunfan e incluso consiguen vivir de ello. Yo nunca jamás me planteé eso cuando inicié ese blog (ni creo que nadie supiera el potencial que un blog podía llegar a encerrar) ni en los siguientes años y ni siquiera es lo que pretendo 6 años y medio después (lo que no quiere decir que sí me encantaría que generara algún ingresillo, of course). Durante algún tiempo me dio miedo ir cambiando la temática del blog y que no fuera lo que había creado inicialmente, pero con el tiempo me di cuenta de que de eso se trata, de que la vida pasa y nosotros vamos moldeándonos con ella. Y eso no es malo, es lo normal. Así que ahora mismo lo único que pretendo es seguir manteniendo mi rincón, este espacio que sólo me pertenece a mí y en el que nadie opina sobre si debo escribir de esto o de aquello. Y lo que quiero es sentirme orgullosa de ello, de hablar de lo que quiero y de lo que me gusta, que al igual que yo misma son cosas que irán cambiando conmigo, y que cuando relea entradas de hace tiempo me vaya reconociendo en cada una de mis etapas. Y a pesar de que sea complicado y un coñazo a veces no saber qué contar y aunque desaparezca a veces durante meses semanas por falta de inspiración, septiembre tiene el poder de insuflarte una buena dosis de ilusión. 

Tengo una idea en la cabeza de cómo quiero enfocar el blog a partir de ahora sobre la que me pongo a trabajar desde ya mismo. Y ojalá los que estéis al otro lado (seáis 10 o 100) tengáis ganas de pararos un segundito por aquí aunque no siempre levantéis la mano.

CARGANDO MES DE SEPTIEMBRE...

6 comentarios:

  1. Ohhhh! Me gusta lo que has escrito y deseando saber y leer el nuevo enfoque que le vas a dar al blog. Cuenta conmigo para estar ahí, leyendo y viviendo esa evolución. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Aquí estamos!!! Deseando leerte y tú a tu ritmo y sin agobios ;)

    ResponderEliminar
  3. No perder la esencia, en eso consiste. Por esas etapas pasamos todos, en algún momento, pero el blog engancha. Y yo soy una de esas 10 o 100 que espera cada entrada, aunque no siempre comente por falta de tiempo. Sigue mientras te siga haciendo feliz. Un beso! Ara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Ara, tú siempre tan cariñosa. Un beso grande

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...